.

SORPRENDERTE QUIERO


Sorprenderte quiero ¡si!
sorprenderte los ojos
sorprenderte la boca,
que la mía se abra suave
inquietante, casi urgente.
Y mi lengua
entre labios
te provoque lento.

Único temblor,
caverna al deseo,
lujuria y delirio sean aire,
vagabunda en tu piel
desatar arrebato
con la punta de los dedos
y se hagan tus poros remolino punzantes.

De Mirada penetrante,
sedienta, lasciva
cofre de misterios.
Rodar en saliva,
en sudores ígneos
resoplo el aliento.
Estremecerte
cuando estallan gemidos,
desde el sonido al lóbulo
hasta el tacto anclado y frenético.


Y luego caigas en la gruta húmeda
profundo, profundo
y yo te entregue sumisa
…mi ofrenda.

MI DESNUDEZ EN TU BOCA

Llegas,
cuando la noche comienza su letargo
y tu despiertas,
mis sentidos lentamente.


Cuándo abrazas mi desnudez
soy mujer atrevida,
mis suspiros resbalan,
anidándose al jadeo de tu boca.

Cuándo tu voz me habla
mis latidos encienden hoguera
que se extingue al beber
el delicioso brebaje que provocas.
Me haces amante
en la conjugación perfecta
del verbo y tu cuerpo,
tus gestos y movimientos
de manos decididas que no piden permiso,
por descubrir mí secreto.

Si me pides,
mis besos son tú fuego
que derraman el rocío de semillas
en el regocijo de mí dentro.

Sentir tu mirada,
inhalando mis ocultos deseos,
me transforma.
Y más aún,
cuando me nombras, yo muero
en ese latir incesante de sabernos
en un lecho ciego
de júbilo y amantes.

LOCURA MISTERIOSA

Esta noche brindaré,
beberé tu cuerpo,
a media luz
a través del pacto de tus ojos
besando los míos.

Entre burbujas de champagne
tus fluidos consumirán los míos
me elevaras en orgasmos
sintiéndome profana.
Besaré tu piel
con besos perversos,
rozando y envolviendo con lengua....
despacio
haré que descienda,
se estacione en punta de fuego
y lameré... ¡si!
tu miel en cascada
y a horcajadas.

Amarte quiero esta noche,
y sepas de esta hoguera
sin medida
cuando desvarío....
y deliro
con tu nombre en mi boca
como muero un poco en el intento,
y me abandono,
en insensatos pensamientos,

Esta locura misteriosa,
vehemente
que hace presa de mi

cada vez que llegas a la agonia de mi lecho.

DE AMANTES

Entras en mi,
como anzuelo que deja la noche con ojos abiertos.
Como brillo de fogata que cae
al atar de tus brazos,
me salvas de penumbras,
como animal en celo
bajo una luna que de lejos nos mira.

Soy,
tu amante de horas interminables
la que quita el hastío y viste noctámbula deseos,
la que infatigable besa, muerde
cada acceso de tu piel .

Soy,
la que resbala por tu espalda
perfumándola de lirios,
la que comparte secretos obscenos,
la que se hunde
en formas toda la noche,
y en tu mar ancho y espeso
ha dejado sus labios
marcados en tu pecho.

Y así, como un lienzo
te deseo ungido
entre mis ojos, mi alma
en la humedad de mi cuerpo.